catedral de milan

Catedral de Milán

La ciudad de Milán se caracteriza por poseer una de las iglesias más hermosas del mundo, siendo esta la Catedral de Milán uno de sus principales sitios turísticos, el cual tiene una estructura de carácter gótico emplazada en la ciudad homónima, que simboliza a esta ciudad de Italia.

Por otro lado, cabe destacar que es una de las iglesias de culto católico más grande del mundo, además de ser una iglesia de grandes dimensiones con 157 metros de largo y una capacidad de más de 300 personas en su interior, además las ventanas del coro tienen una reputación de ser las más grandes que se conocen.

Dentro de la Catedral de Milán se pueden encontrar diversos monumentos y obras artísticas destacadas, el cual forman parte de su decoración y su belleza, tales como, los tres magníficos altares de Pellegrini, el monumento de Gian Giacomo Medici di Marignano, el Sarcófago del arzobispo Alberto da Intimiano y el Sarcófago de los arzobispos Ottone y Giovanni Visconti.

Historia de la Catedral de Milán

El proyecto de la Catedral de Milán comenzó en 1386 por el arzobispo Antonio da Saluzzo, coincidiendo con el acceso al poder en Milán de Gian Galeazzo Visconti. Cabe destacar que antes de comenzar su construcción, fueron demolidos varios palacios, quedando la antigua iglesia de Santa Maria Maggiore como cantera de piedra.

La cúpula octagonal fue terminada entre 1500 y 1510 además de la decoración de su interior contando con cuatro series de 15 estatuas, representando así santos, sibilas, profetas y otros personajes del antiguo testamento.

Por otro lado, al paso del tiempo en el año 1965 fue terminada su última puerta, fecha considerada como el proceso que ha durado muchas generaciones, que a pesar de ello aún quedan algunos bloques sin esculpir. Es por ello que dicha catedral es considerada una de las iglesias más hermosas del mundo y uno de los principales sitios turísticos en Milán.